Wiki Star Wars Battlefront
Advertisement

Luego de que Battlefront (2015) entregara su campaña, por así decirlo, en forma de la novela Compañía Crepúsculo, los desarrolladores crearon una historia para Battlefront II (2017). En esta campaña controlamos a Iden Versio, una soldado de Fuerzas Especiales Imperiales líder del Escuadrón Infernal, conformado por ella, Gideon Hask y Del Meeko. La trama te lleva desde los eventos finales del Episodio VI y hasta el final de la Guerra Civil Galáctica, además de una expansión llamada Resurrección.

SI NO HAS JUGADO LA CAMPAÑA Y NO QUIERES SPOILERS DE ESTA, ABANDONA LA PAGÍNA DE INMEDIATO.

Historia principal[]

Borrando huellas[]

En algún lugar en el espacio, un transporte U-Wing que llevaba a un prisionero de alto valor es escoltado por dos A-Wing al crucero estelar MC80 clase Libertad, Fe Invencible. Una oficial rebelde, después de haber perfilado al prisionero, advierte al capitán de la nave que está altamente entrenada en el engaño, la infiltración y la extracción: ella es de las fuerza especiales. El capitán la interroga, identificándola como Iden Versio. Él le pide que le entregue el código de acceso de droide, pero ella no responde. El capitán procede a intentar convencer que se una a la Alianza Rebelde, advirtiéndole que sus mejores técnicos cortarán su droide de cualquier manera y que había llegado el momento del Imperio Galáctico, a lo que ella respondió que tiene razón: había llegado el momento del Imperio.

Después de que él fuera, Iden activó de forma remota su droide buscador ID10 a través de su casco, lo que hizo que electrocute a un técnico rebelde sullustano. El droide se coló a través de la ventilación del cruco hasta llegar a la celda de Iden, liberándola de sus esposas. El droide abrió la puerta mientras Iden contactaba al Agente Hask para reportar el status de la misión. Iden escapó, cruzando detrás de la sala de reuniones donde el Almirante Gial Ackbar estaba comunicándose por un holograma para invitar al Fe Invencible a unirse al resto de la flota en Sullust para lanzar un ataque sorpresa sobre la Segunda Estrella de la Muerte, sin saber que el Imperio ya sabía de esto y estaba planeando una trampa. Iden se movió hacia el centro de comunicaciones de la nave, donde borró una transmisión interceptada de Moff Raythe, que habría informado a la Rebelión del Imperio.

Al borrar el archivo, los rebeldes notarán que Iden escapó y activarán la alarma. Iden iniciará su huida hasta una esclusa para ser expulsada de nave en sincronía con la llegada del incursor imperial Corvus para ser interceptada por este. Luego de que el Corvus escapara con ella dentro, Iden se reunió con Hask y el agente Del para informar del cumplimiento de la misión, agregando que se le informe al Almirante Garrick Versio de la situación. Ella vigilaba un holograma de la Estrella de la Muerte en la órbita de Endor y comentó que la Rebelión moriría ese día.

La Batalla de Endor[]

La flota rebelde ha caído en la trampa y se dio inicio a la Batalla de Endor. Sin embargo, la flota rebelde, liderada por el Almirante Ackbar, resistió lo suficiente como para que el escudo de la Estrella de la Muerte caiga. Y mientras el Superdestructor de Vader, El Ejecutor, se estrella en la superficie de la estación espacial, el Almirante Versio observa desde su destructor, El Eviscerador, y llama idiota al Almirante Piett. Acto seguido ordena entablar comunicación con el Escuadrón Infernal en la superficie de la luna de Endor para informarse de la situación en tierra.

La Comandante Iden Versio informó a su padre que el generador de escudo planetario había sido destruido y era irreparable, por lo que el almirante le ordena que liquide a los soldados rebeldes restantes y regresará al Corvus para ayudar en la batalla espacial. Luego de acabar con los refuerzos rebeldes en la base, el escuadrón discute sobre donde podrían encontrar cazas TIE para volver al Corvus cuando, de repente, la segunda Estrella de la Muerte estalla en el cielo.

Aunque, al principio, se encuentran conmocionados, rápidamente Iden se controla y dice que se lamentarán después. Poco después, el Almirante Versio le informa a Iden que la Vicealmirante Rae Sloane, como la comandante viva de más alto rango, había ordenado una retirada completa, y enfatizó a Iden que el Escuadrón Infernal debía salir de la luna boscosa. Luego de ayudar a un escuadrón de stormtroopers inmovilizado por las fuerzas rebeldes, avanza en conjunto hacia la Plataforma 4 para buscar naves en las que evacuar. A pesar de la ofensiva rebelde, el escuadrón pudo escapar a bordo de tres cazas TIE antes de que los rebeldes pudieran sabotearlos.

Hask llegó al Corvus mientras Iden y Del atravesaron los restos de la segunda Estrella de la Muerte, comentando que el Escuadrón Infernal fue creado por el padre de Iden, el Almirante Versio, después de la destrucción de la primera Estrella de la Muerte para evitar que algo como esto vuelva a ocurrir. El Corvus entonces es atacado por naves rebeldes y Iden y Del lo defienden mientras la nave es reparada. Cuando el Corvus estaba listo para partir, el almirante contactó a Iden por privado para que se reuniera con él en el Eviscerador para sus próximas órdenes. Así, mientras el resto del escuadrón escapaba en el Corvus, Iden se fue con su padre.

El Intrépido[]

Dentro del puente del Eviscerador, Garrick Versio le informó a su hija que el Emperador había muerto y comparte con ella sus últimas ordenes, dictadas por un droide Mensajero con un rostro holografico del Emperador que había recibido. Las órdenes eran comenzar la Operación Ceniza de inmediato, a lo que Iden pregunta el objetivo, pero el mensajero se niega a responder, alegando que no está verificada. Garrick aleja a Iden y le entrega las siguientes tareas del escuadrón, advirtiéndole que sus órdenes eran inusuales, pero que ahora vivían en tiempos inusuales.

El Corvus viajó a un astillero imperial en órbita de Fondor, donde debían proporcionar seguridad a Moff Raythe, que está adquiriendo satélites esenciales para la Operación Ceniza en su destructor atracado, el Intrépido. Sin embargo, el astillero fue blanco del ataque sorpresa de una flota rebelde. Mientras Del permanecía en el Corvus, Iden y Hask se dirigieron a sus cazas TIE y defendieron al Intrépido de las corbetas CR90 y los transportes rebeldes U-Wing. Iden protegió a Hask de los cazas estelares rebeldes antes de abordar el crucero Mon Calamari para desactivar sus cañones de iones que estaban disparando contra el Intrépido. Iden y Hask desactivaron los 3 cañónes, aunque al destruir el último enviándolo al espacio provocaron que un CR90 perdiera el control y se estrellará cerca, lo que hubiera enviado a Iden al espacio si no fuera porque su ID10 que cerró las puertas del crucero a tiempo.

Al regresar a la batalla, Moff Raythe les ordenó que atacaran las instalaciones imperiales para liberar al Intrépido de las abrazaderas atascadas del astillero. Cuando Iden pregunta cuál era su objetivo, Moff Raythe le dijo que, ahora más que nunca, el poder era el único camino hacia la paz, y el Almirante Versio formaría parte en la limpieza de la galaxia para recordarle a la gente de la galaxia que el Imperio todavía estaba en control. El Intrépido finalmente sería liberado y abrió fuego contra el crucero rebelde con sus turbolásers, destruyéndolo. Mientras se iba a entregar el cargamento, Moff Raythe le dijo a Iden que su padre estaría orgulloso.

El observatorio[]

Después de la defensa de Fondor, el agente Del fue enviado junto a un pelotón de stormtroopers a Pillio para destruir uno de muchos observatorios que el Emperador tenía a través de la galaxia para varios propósitos clasificados. Mientras él y su equipo iban al lugar, el caballero jedi y comandante rebelde Luke Skywalker ya estaba con su astromecánico R2-D2 en su propia misión al observatorio. Es aquí cuando el jugador controla a Luke, él se ve obligado a defenderse de los stormtroopers hasta llegar a una cueva. Dentro encontraría a Meeko atrapado en ámbar por los scritters nativos del planeta, quién no reconoce que es un jedi hasta que enciende su sable de luz para liberarlo. Él no entiende por qué un enemigo del Imperio lo ayudaría, a lo que Skywalker responde simplemente porque se lo pidió. Meeko se vió obligado a trabajar con el jedi para defenderse de los insectos gigantes y localizar el observatorio.

Luego de que Meeko lanzara un detonador térmico a los insectos pese a la advertencia de Luke, el suelo se quebró y cayeron a una cueva más profunda que los llevó al observatorio y donde Meeko habría muerto de no ser porque Luke usó la fuerza para ralentizar su caída y mover unas rocas que lo habrían aplastado. Cuando llegaron a la entrada del lugar, Del desactivó el sistema de seguridad mientras Luke lo defendió de los scritters y se dispusieron a entrar, pero no había un panel con el que abrir. No fue hasta que Luke abrió la puerta con la fuerza que Del entendió la ausencia del panel, a lo que preguntó al jedi si el Emperador era uno de ellos y Luke solo le dijo que, en realidad, Del le temía a la idea equivocada. El agente comentó que el observatorio solo tenía basura y empezó a preparar una bomba de proximidad con la que destruiría el lugar pero fue interrumpido por Luke, quién preguntó si podía llevarse una brújula que encontró ahí.

Al principio Meeko se negó preguntando porque debería dejarlo ir, a lo que Skywalker respondió simplemente porque se lo pidió. Meeko decide dejar que Skywalker mantenga la brújula y ambos salen del observatorio para despedirse. Antes de irse, Luke siente el conflicto interno de Meeko y le dice que elija. Él lo malinterpreta como una elección entre el Imperio y la Rebelión, pero Skywalker lo corrige diciendo que elija ser mejor. Finalmente, Skywalker le dice a Meeko "Que la Fuerza te acompañe" y se va dejándolo en la entrada de la cueva

La tormenta[]

Meeko regresó al Corvus con Hask e Iden, quien les informó que su próxima misión era extraer a Gleb, una oficial del Protectorado en Vardos, jefa de Seguridad Jinata, directora de la Escuela Preparatoria Militar de Futuros Líderes Imperiales y mentora de Hask e Iden. Ella no entendía cómo se relacionaba su misión con la Operación Ceniza, pero afirmó que debía confiar en el almirante. Sin embargo, cuando llegaron a Vardos, encontraron que los satélites de la misión en Fondor eran matrices de disrupción climática que están siendo desplegadas en la órbita de Vardos. El escuadrón se sorprendió al ver esto y Iden enfurecida confrontó a su padre a bordo del Eviscerador el porque de atacar un planeta leal al Imperio. Su padre racionaliza que la Operación Ceniza extenderá el miedo por toda la galaxia que permitirá al Imperio continuar su dominio por miedo a fin de controlar la galaxia y mantener el orden. Los intentos de Iden de convencer al almirante fueron en vano y se retiró amargada a cumplir su objetivo actual. Esto alerta al almirante, quien ordena que lo ponga en contacto con el agente Hask.

El Corvus aterrizó en una instalación Imperial en Vardos, donde los huracanes y las supertormentas se forman a partir de los rayos que eran derribados por los satélites. Mientras caminaban por la ciudad de Kestro, donde se veían civiles descontentos que intentaban abandonar el planeta y como las vidas de soldados imperiales estaban en peligro dentro del caos, Iden, Del y Hask debatieron este giro de los acontecimientos, mostrando Hask su lealtad al Imperio. Cuando llegaron al edificio donde estaba Gleb, un rayo anaranjado golpeó la estructura y los escombros resultantes aplastaron a un civil. Con la aprobación de Iden, Del le dice a los civiles que corran hacia el Corvus pero Hask se opuso, lo que llevó a una discusión con Iden. Hask les recordó a ambos su misión y ellos señalaron que es deber del Imperio proteger a los civiles de cosas como la Operación Ceniza. Cuando Hask afirmó que este era el "nuevo Imperio", Del y Iden afirmaron no querer pertenecer a él, en un acto de deserción.

Iden y Del escaparon del complejo mientras Hask informaba de la traición de ambos al Almirante Versio. Lograron robar un caminante AT-AT y lo utilizaron para eliminar las defensas antiaéreas de la ciudad y llegar hasta el Corvus. El AT-AT robado fue derribado por un rayo así que Iden y Del se reagruparon a pie con su tripulación, quienes estaban bajo el fuego de las tropas imperiales, y los cubrieron a ellos y los refugiados cuando la rampa del incursor imperial bajó. La tormenta eléctrica ayudó a cubrir el escape, dañando un AT-AT que se acercaba, y pudieron escapar a tiempo del planeta.

Renegados[]

En la Nebulosa Vorpal en los Territorios del Borde Exterior, Iden y Del discutieron la situación, sin saber a dónde ir. Del le dijo a Iden que debería irse con el Corvus y dejarle solo un caza TIE, enviando un llamado de auxilio general a la Rebelión, pero Iden se negó a abandonarlo. En última instancia, deciden rendirse a la Alianza Rebelde, enviando una transmisión de auxilio general que es interceptada por el líder de Escuadrón Peligro Shriv Suurgav. Después de que el MC80 Restauración capturara al Corvus y su tripulación, llegó el General Lando Calrissian y charló con Iden y Del. Les agradeció la información proporcionada sobre la Operación Ceniza y les ofreció dos X-Wing para comenzar una nueva vida. Lando también les ofrece luchar contra la Operación Ceniza y que recibieron un llamado de auxilio en Naboo, a lo que ellos Iden y Del eligien luchar, pero sin unirse a la Rebelión.

Calrissian llevó su flota a Naboo y desplegaron al Escuadrón Peligro, al que Iden y Del se unieron temporalmente con los nombres clave Peligro Cinco y Peligro Seis, ayudando a la Princesa Leia Organa que ya estaba destruyendo los satélites acompañada por otras 2 pilotos con unos cazas N-1 contra las fuerzas imperiales lideradas por el Capitán Lerr Duvat. El Escuadrón Peligro ayudó a Leia y los pilotos rebeldes a eliminar las matrices de disrupción climática restantes, luego cubrieron a los bombarderos Y-Wing mientras hacían rondas de ataque al destructor Tormento. Con los escudos del Tormento desactivados, el Restauración logró destruirlo, sin embargo, Iden y Del notaron que los transportes de evacuación estaban descendiendo a la capital, en lugar de retirarse a la zona segura más cercana, por lo que ellos, Shriv, Leia y su escolta fueron a tierra.

Realeza[]

Con los imperiales atacando Theed, Iden y los demás se separaron para reactivar los relés de energía que podían usarse para activar el sistema de defensa de Theed: un pulso iónico que se propagaba por la ciudad desde el palacio real, que fue instalado poco antes de las Guerras Clon tras la Invasión de Naboo por la Federación de Comercio. Iden y Shriv fueron por la mitad de los relés mientras Leia, a quién podremos controlar, y sus tropas cubrieron a Del mientras activaban el resto de los relés de energía. Con los relés en línea, se dirigieron a la calle central donde las fuerzas rebeldes defendian el camino al palacio. Leia y sus tropas cubrieron a Del mientras reactiva el sistema de defensa en el palacio, retrocediendo cada cierto tiempo el sistema entró en función y los rebeldes entraron en el palacio para protegerse del pulso iónico.

En cuanto el pulso se detonó, todo el armamento imperial en la zona se deshabilitó, permitiendo que los rebeldes capturen a los imperiales. La Princesa Leia confronto a Iden y Del después de la batalla en el palacio real, al enterarse del General Calrissian que son el Escuadrón Infernal. Leia nota que al verlos en la batalla, esta lucha contra el Imperio significa algo más para ellos que solo tratar de escapar. Iden dijo que no había excusa por el daño hecho contra la Alianza Rebelde, y les gustaría continuar luchando con ellos si se lo permiten, después de darse cuenta de que han estado peleando por el lado equivocado todo este tiempo. Leia les da unas palabras de animo y los recibe en la Nueva República.

Angustia general[]

Meses después, Leia Organa, ahora Senadora en el Senado Galáctico en Chandrila, se comunicó con Iden Versio, quien lideraba el nuevo Escuadrón Infernal en la Fuerza de Defensa de la Nueva República. Leia le dijo a Iden que había rastreado a un general desaparecido a Takodana, y le pidió lo encuentre. Es aquí cuando podemos jugar como Han Solo

En el Castillo de Maz Kanata, el General Han Solo le dice a Maz que se enteró de un insurgente imperial, Ralsius Paldora, que tiene información valiosa para la República y de cómo liberar a los wookiees de Kashyyyk. Han finalmente encontró a Paldora, un estadístico, que ha escondido su información en cubos de datos en los bosques de Takodana. Paldora le dice a Solo que reunió su información de un hombre llamado Rax, un oficial imperial que consolidó gran parte del fracturado Imperio. Cuando se iban del castillo, vieron a las fuerzas imperiales que llegan al planeta, forzando a Solo y Paldora a abrirse camino a través de los bosques. Se dirigieron al Halcón Milenario con Chewbacca, y lucharon en los cielos contra un crucero ligero imperial y cazas TIE con la ayuda del Escuadrón Infernal, que acababa de llegar. Han lo destruyó con éxito, hundiéndolo en el fondo del Lago Nymeve y extrayendo a Paldora del planeta. De vuelta en el Corvus, Solo contacta a Leia y le agradece al escuadrón por la ayuda.

Bajo cielos cubiertos[]

Iden se enteró por medio de la información de Paldora que su padre había estado operando en Bespin y Sullust, así que deciden viajar al primer lugar. Ella y Del contactaron con la Senadora Organa y pidieron autorización para sabotear las operaciones de su padre y potencialmente capturarlo. Leia nota que ella no es su comandante, pero Del temía que el Mando de la Flota no apruebe una misión que podría considerarse demasiado personal. Entendiendo, Leia comparte su aprobación con Iden y Del para llevar a cabo su misión. Los dos volaron solos a la Estación Chinook en las nubes de Bespin, que se está utilizando para reabastecer de combustible a la flota del Almirante Versio. Con la esperanza de sabotearlo y capturar a Hask, se infiltraron en la estación disfrazados de stormtroopers. Sin embargo, cuando llegaron a la parte superior de la plataforma, se dieron cuenta que Hask los había metido en una trampa. Intentaron ir tras él, pero su destructor estelar ya estaba lejos y las alarmas se activaron en la Estación Chinook, obligándoles a luchar para salir.

Incapaz de alcanzar a sus X-Wing y de robar un par de cazas TIE, Iden subió a regañadientes en auto nube con Del. Usaron el coche nube para atacar los sitios de abastecimiento de combustible en la Estación Chinook y la explosión causó una reacción en cadena que derribó a los destructores cercanos. Aunque la Estación Chinook se destruyó, el Almirante Versio y Hask habían logrado escapar.

Robo de armamento[]

Tiempo después, Lando y Shriv, este último ahora miembro del Escuadrón Infernal, llevaron a cabo la misión en un depósito abandonado de armas imperiales en Sullust con la esperanza de capturar las armas para la Nueva República. Sin embargo, cuando llegaron, descubrieron que, a pesar de que Sullust fue liberado, las fuerzas imperiales han recuperado el depósito de armas y habían puesto en operaciones una fábrica.

Ahora controlando a Lando, el dúo entra en la refinería para destruir el depósito de armas en su lugar. Calrissian se encargó de sabotear la producción mientras Shriv buscaba un transporte para escapar cuando estuviera todo listo. Lando hizo que la lava que se usaba en la línea de ensamblaje y escapó con Shriv a bordo de un AT-ST, pero no pudieron llegar a tiempo a la lanzadera Lambda que los esperaba. A medida que la lava se elevaba, Lando y Shriv subieron a la parte superior del AT-ST y Shriv comentó sarcásticamente que si él moría, estaría contento de que Lando también lo haga. Sin embargo, Iden llegó con el Corvus antes que fuera tarde y los salvó de la lava desbordante.

La Batalla de Jakku[]

El Almirante Ackbar había ordenado a todas las fuerzas de la República que se dirigieran a Jakku en las Extensiones Occidentales, donde todo el remanente imperial se había consolidado bajo el mando de Rax. Se esperaba que la confrontación posiblemente signifique el final de la Guerra Civil Galáctica. El Corvus había llegado a la batalla cuando esta ya había comenzado y no paraba de recibir llamadas de auxilio de su sector. Iden y Shriv se dirigieron a sus X-Wing mientras que Del quedó a cargo del Corvus y los llevó hacia las fuentes algunas llamadas. Primero aterrizaron en un destructor estrellado que estaba desplegando bombarderos TIE. Iden y Shriv lucharon contra los sobrevivientes del choque que defendían al desctructor y destruyeron el hangar para evitar el despliegue.

La otra llamada fue del Capitán Lindsey y sus tropas en tierra, que se dirigían a la Cordillera del Carbón para tomar una misteriosa instalación de investigación Imperial, pero su CR90 había sido derribada por dos AT-AT y fuerzas imperiales. Iden usaría unos macrobinoculares para indicar al Comando Starhawk las coordenadas para lanzar bombardeos orbitales sobre ellos. Con los caminantes destruidos, el Crovus pudo aterrizar y llevar a los hombres de Lindsey a la cordillera.

Hasta las cenizas[]

Luego de que el Escuadrón Infernal no pudiera ir en refuerzo del Starhawk, el Corvus es atacado por el Eviscerador, significando que el padre de Iden los había encontrado. Iden y Shriv lograrían defender el Corvus de los ataques de bombarderos hasta que los TIE empezarían a atacarla, liderados por Hask en un interceptor TIE. Luego de derribar a Hask tras una larga persecución, Iden decidió atacar sola al Eviscerador para enfrentar a Garrick, a pesar de la negativa de los demás.

Iden estrello su X-Wing sobre el casco del destructor, pero sobrevivió al choque con ayuda del ID10. Determinada a encontrar a su padre, Iden cortó comunicaciones con el Corvus y entró en el Eviserador por un hueco en el casco y se abrió camino hasta el puente de mando. En el puente, el Almirante Versio le da permiso a su oficial Imperial de derecha para que se fuera mientras Iden se llegaba para confrontarlo, diciéndole que no tenía que caer con el Imperio. Garrick rechazó el intento de rescate de su hija. Él le dice que Rax espera que se vaya, pero también lo ha rechazado. Explica cómo ha entregado su vida al Imperio y no puede creer que todo lo que queda de él se estuviera destruyendo. Él le dice a su hija que ella es fuerte y la insta a encontrar paz en su vida mientras decide hundirse con su nave. Al darse cuenta de que no puede convencer a su padre, trata de volver con Del y sale en una cápsula de escape del destructor que estaba cayendo por el choque de un CR90.

Descubrimientos[]

Han pasado 30 años desde el fin de la Guerra Civil Galáctica. El Corvus se encuentra aparcado en Pillio con Del Meeko como el único tripulante vivo. Gleb y el equipo de Seguridad Jinata habían capturado la nave y esperaban la llegada de Kylo Ren. Cuando el guerrero oscuro llega para interrogarlo, comienza a dialogar con Del, pero al ver que no conseguía nada, decidió entrar en su mente con la fuerza, viendo sus recuerdos. El jugador aquí controla a Kylo Ren pasando por las memorias de Del, desde la Batalla de Scarif, la evacuación de Endor, su reciente captura por parte de los Jinata cuando decidió volver al observatorio y una batalla entre la Primera Orden y los Jinata en Vardos.

Al final logra encontrar lo que buscaba: la ubicación actual de Lor San Tekka, en Bayora. Kylo deja a Del, pero deja que Hask, ahora convertido en oficial de la Primera Orden, se encargara de él. Hask habla con Del, mencionando que lo había decepcionado y llamándolo cobarde por dejar las armas solo por tener una familia. Acto seguido Hask se marcha, sin antes escuchar a Del implorar que no cazara a Iden y su hija, lo que termina en su muerte. Antes de partir, Hask ordena que entierren los cuerpos de Meeko y la tripulación, pero que dejen el Corvus en paz para atraer a Iden.

Resurrección[]

Proyecto Resurrección[]

Volvemos con Iden Versio, quién está practicando maniobras de vuelo junto a su hija, Zay Versio, en sus X-Wing en el cumulo de cometas Kiara. Es en medio de la práctica que reciben una llamada del Corvus, la cual resulta ser de Shriv, quién ahora trabaja para la Resistencia y había encontrado la nave abandonada en Pillio mientras investigaba del Proyecto Resurrección, una operación secreta de la Primera Orden relacionada a la desaparición de personas por toda la galaxia.

Cuando el equipo se volvió a reunir en Pillio, Shriv explicó que no había rastro de Del Meeko o le la tripulación y que, al parecer, Del estuvo investigando también del Proyecto Resurrección y la actividad de Seguridad Jinata dentro de esta. Luego de revisar la bitácora del Corvus, viajaron a Athulla para buscar pistas de su paradero, pero fueron interceptados por una flotilla de naves viejas liderada por una fragata Nebulón-B, El Oportunidad, capitaneada por Leema Kai. Kai ordena al Corvus que se rinda, lo que llevó a un combate en el que Iden y Zay lograron causar graves daños a la pequeña flotilla de contrabandistas. Leema intentó encargarse personalmente de las Versio con su caza N-1 modificado con minas de iones, pero terminó siendo derribado por Iden, lo que, agregado a la falsa amenaza de Zay de usar misiles de conmoción, causó la rendición del Oportunidad.

Las cenizas del Imperio[]

Los contrabandistas, quiénes trabajaban en el Proyecto Resurrección, les dieron la ubicación de Gleb, en Vardos, así que se dirigieron ahí. Iden y Shriv bajaron a la superficie mientras Zay se quedó en el Corvus por orden de su madre para que no viera las consecuencias de la Operación Ceniza en el planeta. Cuando llegan al edificio del Archivo en Kestro, descubren que Gleb había sido asesinada por Hask, quién se presenta y comenta que Seguridad Jinata ya no les servía para el Proyecto Resurrección y la muerte de Del. Mientras el encuentro pasaba, se veía en el cielo como la Base Starkiller destruía el sistema Hosnian, sede de la Nueva República.

Hask cuenta que el Proyecto Resurrección era para reclutar niños que sirvieran a la Primera Orden como soldados y que esto era su venganza contra Iden por su traición en Vardos, a lo que sigue un destructo clase Resurgente que derriba el Corvus, el cual se estrella cerca. Es entonces que se dispone a tomarlos prisioneros, pero los Jinata intervienen por la muerte de su líder, acto aprovechado por Iden y Shriv para escapar. Durante la batalla, el dúo busca las cápsulas expulsadas por el Corvus antes de estrellarse con la esperanza de encontrar a Zay, lo que eventualmente logran. Iden comunica a su hija la muerte de Del y su arrepentimiento de no haberse unido a la Resistencia antes, decidida a detener a Hask.

Infierno[]

Aprovechando un par de cazas TIE aparcados cerca, logran acercarse con sigilo al destructor de Hask, el Retribución, antes de que partan del planeta. La cuartada con dura mucho y pelean contra los cazas enemigos hasta encontrar un lugar por donde ingresar al destructor. El equipo logra ingresar por un disipador de calor cerca de los motores y, tras un aparatoso aterrizaje, consiguen infiltrarse en la nave a tiempo.

Dentro de la nave, encuentran una termina que usa en ID10 de Iden para extraer más detalles del Proyecto Resurrección, además de la existencia de una gran flota de la Primera Orden y los planos de un dreadnought. Mientras Shriv va por una nave en la que escapar, Iden y Zay van al núcleo del hiperpropulsor para destabilizarlo con el fin de sacar a la nave del hiperespacio y así escapar para entregar la información a la Resistencia.

Estando a punto de destruir el generador de respaldo, Hask llegar para detenerlas, tomando la Zay como rehén para que Iden suelte su blaster. Sin embargo, el plan le sale mal y Zay lo empuja, haciendo le fallar el tiro, así que la tira de la pasarela. Iden logra atrapar a su hija y ella le da su pistola blaster para que mate a Hask, lo que logra. Con el núcleo destruido, la nave salió del hiperespacio en frente de la Base Starkiller, la cual ya estaba siendo atacada por la Resistencia. Desafortunadamente, el tiro desviado de Hask le dio a Iden en su estómago, hiriéndola de muerte. Iden murió dentro del Retribución mientras la Base Starkiller estallaba a lo lejos.

Zay y Shriv escaparían del destructor en un caza TIE para comunicar a la Resistencia para entregar la información, llegando en medio de la evacuación de la base en D'Qar. Shriv fue llamado por Leia en cuanto se acercaron al planeta, agradeciendo la información entregada, no obstante, tenía otra misión para Shriv. La Resistencia necesitaba llamar a sus aliados en el borde exterior y Shriv era el único disponible ya que todo el personal estaba ayudando en la evacuación. Con esto se deja un final abierto al futuro de Shriv y Zay, quiénes partieron al espacio profundo en busca de los refuerzos de la Resistencia.

Advertisement